viernes, 16 de marzo de 2012

A un siglo del hundimiento, una muestra reaviva la “Titanicmanía”

La mayor atracción dedicada al Titanic abrirá en Belfast el sábado 31, exactamente 100 años después del fin de la construcción del barco que se hundió dos semanas más tarde. Tras décadas de olvido, la capital norirlandesa reivindica ahora la leyenda de su Titanic.

 Una foto de la escalera que hizo famosa la película de Cameron.
“Su historia fue un desastre, pero el Titanic no lo fue. Era un símbolo de la industria de la época, un símbolo de ambición, de esperanza, y ahora estamos creando los mismos sentimientos”, explicó a la AFP el director del centro Titanic Belfast, Tim Husbands.
La atracción, montada sobre los antiguos astilleros Harland and Wolff, cuenta la historia del buque desde su concepción durante el ‘boom’ industrial hasta su trágico naufragio el 15 de abril de 1912 en su viaje inaugural a Nueva York.


Primera clase. La recreación de una habitación de lujo dentro del Titanic

El edificio, de seis pisos y revestido de aluminio, está formado por cuatro proas dispuestas en forma de estrella del tamaño de la del transatlántico que chocó contra un iceberg y provocó la muerte de 1.514 de las 2.224 personas que viajaban a bordo.
En el interior, tendrá nueve galerías interactivas. Sus responsables insisten en que no se trata de un museo pues no contiene ninguna pieza histórica, sino que utiliza imágenes virtuales, efectos especiales visuales y sonoros y pantallas interactivas para contar la historia del barco.
“Hay muchas atracciones dedicadas al Titanic en el mundo que no tienen ninguna conexión con el transatlántico. Esta será la más importante y la única que cuente la historia auténtica”, explicó Tim Husbands.
Los astilleros, que trabajaron durante tres años en la construcción del barco, ocupan en consecuencia un espacio importante.
Una ingeniosa animación en 3D permite “viajar” también por el interior del barco, desde la sala de máquinas hasta las cubiertas. Los visitantes podrán revivir así la opulencia de los camarotes de primera clase y medir la estrechez de la tercera clase. En la galería dedicada al naufragio, la luz se atenúa, la temperatura baja, y el horror rivaliza con los actos de heroísmo.
El centro tiene además una base de datos de todas las personas, pasajeros y tripulantes, que viajaban a bordo del barco y un departamento que debe llevar a cabo investigaciones sobre la degradación de los restos a partir de datos recopilados por los científicos.

     La ruta del viaje inaugural; la X marca el lugar donde ocurrió el hundimiento.