miércoles, 21 de abril de 2010

La Haya criticó a Uruguay, pero autorizó a Botnia y sigue el corte en Gualeguaychú

AUDIENCIA FINAL. LA CORTE DE JUSTICIA DE LA HAYA Y, FRENTE A ELLA, LAS DELEGACIONES URUGUAYA Y ARGENTINA, AYER.


En lo que fue el final inapelable de los casi cuatro años del juicio que le inició la Argentina al
Uruguay ante el máximo órgano judicial de las Naciones Unidas, los dos vecinos se quedaron ayer mutuamente con el sabor de la victoria y la derrota.
El Gobierno no logró que en su sentencia de ayer, la Corte Internacional de Justicia ordenara el desmantelamiento de la pastera que levantó en Fray Bentos la empresa finlandesa Botnia, hoy en manos de UPM. Pero Uruguay terminó duramente amonestado por los jueces del Tribunal, que consideraron que dicho país, tal como solicitó nuestro país el 4 de mayo de 2006 cuando abrió este proceso en La Haya, violó el Estatuto del Río Uruguay, el tratado firmado por ambos países hace 35 años para regular la navegación y el uso del curso de agua compartido.
Esta decisión del Tribunal provocó indignación y un duro rechazo entre los integrantes de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú que mantiene cortado el puente internacional San Martín hace 41 meses. Hoy realizarán una asamblea para definir su posición, pero ayer algunos de sus voceros adelantaron: "Hasta que no se vaya Botnia, no nos vamos a mover".
Cristina Kirchner, que recibió el fallo durante su visita a Caracas, afirmó que "Argentina estaba en lo cierto" y anticipó que se reunirá en los próximos días con el presidente uruguayo, José Mujica.

No hay comentarios: