domingo, 24 de agosto de 2008

'El Nido' baja el telón de los Juegos



Punto y seguido. Los Juegos Olímpicos de Pekín han terminado con la misma espectacularidad que el día 8 de agosto sorprendió al mundo entero con la inauguración y con la mente puesta ya en la próxima cita en Londres. China, un país de 1.300 millones de habitantes, por una vez ha dejado de mirarse a si misma y se ha globalizado. Y como recompensa, Pekín ha conseguido bajar registros de anteriores citas olímpicas con 43 récords mundiales, 132 récords olímpicos, 204 países participantes, 87 de ellos ganadores de medalla y más de 4.500 controles antidopaje.

Con una ceremonia impresionante, este domingo se dio por terminada la gran cita del deporte, tras 16 días de una logística casi sin fallas. Fuegos artificiales increíbles, un show musical encabezado por el guitarrista Jimmy Page, del legendario grupo Led Zeppelin, y la participación de David Beckham fueron algunos de los condimentos de una fiesta inolvidable.

La ceremonia arrancó al ritmo de tambores tradicionales y con grupos representando las ocho etnias de China. Momentos después, dos tambores gigantes de 4,7 metros de diámetro fueron percutidos por hombres que colgaban con ellos desde las alturas sobre el centro del estadio Nido de los Pájaros. Y enseguida llegó el desfile de banderas, que fue encabezado por Grecia.
Juan Curuchet llevó la bandera nacional.

Luego, fue el momento del traspaso de la bandera olímpica a Londres, ciudad organizadora de los próximos Juegos. Ahí fue que el estadio se convirtió en una parada de ómnibus. Entró un micro rojo de dos pisos con la ruta Londres-Pekín-Londres, y empezó a aparecer gente andando en bicicleta, leyendo el periódico y tapándose de una lluvia imaginaria, para dar las primeras imágenes del escenario londinense.

El vehículo empezó a transformarse en un jardín, desde donde actuaron la cantante Leona Lewis y el legendario guitarrista de Led Zeppelin, Jimmy Page. El futbolista David Beckham pateó una pelota desde lo alto hacia un grupo de voluntarios. Después de la formación de una "Torre de la Memoria" con cientos de personas que imitaron la llama con sus cuerpos, cantantes chinos y de otros países cantaron "Beijing, Beijing, I Love Beijing" con un ritmo lleno de energía.

Para el final el tenor español Plácido Domingo y la cantante china Song Zuying entonaron la canción "La llama del amor" después de de que el fuego olímpico se extinguiera por completo a las 10:23 de nuestro país.

Habrá que esperar cuatro años para volver a disfrutar de los más grandes atletas juntos, en un mismo torneo. Londres tendrá el gran desafío de tratar de igualar y superar la gran demostración que dio Pekín.




No hay comentarios: